Fin de la conversación Escribe un mensaje...

1 mes, 4 técnicas y solo 2 ingredientes para decir: ¡NO mas varices!

 

Con el pasar de los años, se han desarrollado métodos para tratar los diferentes tipos de padecimientos que puedan tener un alto impacto en la salud de nuestro organismo, un claro ejemplo de esto es la hidroterapia. Este es un tratamiento que ayuda a combatir las enfermedades y anomalías anatómicas externas como las varices, mediante la aplicación de dos ingredientes y cuatro técnicas que conocerás a continuación.
Estas terapias acuáticas se ejercen con ciertas presiones que varían dependiendo de la zona que se va a tratar, alternando su uso con agua a diversas temperaturas. Además, es considerada como una rehabilitación muy efectiva debido a que permite que se realicen ciertos ejercicios sin afectar a las articulaciones y favoreciendo completamente a la circulación sanguínea.

 

Chorros de agua con presión para aliviar tensiones

 

Para llevar a cabo este tratamiento necesitas mantener tu cuerpo en una posición que pueda recibir completamente los chorros de agua. Éstos tienen que estar en su máxima intensidad para que la técnica surta efecto y pueda desbloquear los tejidos, reducir el estrés, favorecer la recuperación de tus músculos y combatir cualquier tipo de problemas circulatorios.

Baños de agua fría para reducir inflamaciones causadas por varices

Estas aplicaciones deben darse con una temperatura menor a 30°C para que se puedan contraer las arterias y se tenga una buena influencia en los nervios de nuestro sistema linfático. Una vez que termines con este tratamiento, los vasos sanguíneos de tu cuerpo se dilatarán y ayudarán a que se desplace correctamente la sangre de esa zona originando una ligera sensación de calor y reduciendo notablemente ciertas dolencias y hematomas.

Baños de agua caliente para desintoxicar el cuerpo

Estos se deben ejercer a una temperatura mayor a 32°C para aumentar la circulación de la sangre y reducir los calambres causados por varices. Para aplicar este método también puedes frotar tu piel con un poco de sal marina y así eliminarás todas la impurezas que se encuentran retenidas en tu cuerpo y lograrás tener una mejor textura.

Duchas alternas para eliminar definitivamente las impurezas

Este tipo de terapias consisten en ducharse con agua caliente para abrir los poros y eliminar las toxinas mediante el vapor, si es de tu preferencia puedes hacerte masajes y así también estimularás tu sistema linfático. Una vez que termines es necesario que te des un baño con agua fría para cerrar los poros nuevamente.

La hidroterapia también se puede aplicar desde tu hogar

Este tratamiento es muy sencillo de realizar y no importa si lo llevas a cabo desde tu casa, ésta igual te brindará los beneficios que tanto deseas. Sólo necesitas dos baldes de agua para sumergir las piernas en ellas hasta la altura de tus rodillas. Esta técnica también es parecida a los baños que fueron mencionados anteriormente y te ayudarán a mantenerte libre de malestares causados por varices y además, te impulsarán a lucir una piel hidratada, suave y completamente saludable.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *