Seguro que en toda tu vida jamás has bebido jugo de papa, sobre todo porque piensas que debe saber horrible, pero no siempre todo tiene que ser un