La semana pasada un equipo de científicos de Israel del laboratorio farmacéutico Accelerated Evolution Biotechnologies Ltd. (AEBi) anunció el desarrollo de un fármaco capaz de matar las células