Todos venimos al mundo a gozar, a existir, a ser, pero, de igual manera, nos llega un punto para decir adiós. Nuestro cuerpo deja de respirar, los